Apadrina un niño /

A continuación puede encontrar más información acerca de este servicio

Los problemas reales de las comunidades rurales de Ecuador requieren de acciones reales y concretas. El programa “Apadrina un niño” de la FAP busca contribuir a la educación, salud y alimentación de los niños de las comunidades rurales más pobres de la Amazonía Ecuatoriana y así, puedan optar por un futuro digno con iguales oportunidades.

¿Cómo puedo apoyar?

Puedes apoyar a velar por el bienestar integro de un niño de una comunidad como si fuera parte de tu familia. Este apoyo puede ser:
• Económico (el dinero recibido por la fundación será invertido en el niño que tu apadrinas)
• Uniformes y zapatos escolares
• Donaciones de útiles escolares
• Alimentos
• Ropa, puede ser usada en buen estado
Si quieres apoyar solamente debes llenar el formulario de Apadrina un niño y te contactaremos para proporcionarte una información más detallada.

Beneficios de este programa

Apadrina un niño

La FAP junto al interés de sus padrinos solidarios velan por la educación a largo plazo, la salud, la alimentación y el bienestar de los niños y niñas, hasta que finalicen su etapa escolar y secundaria.

El programa Apadrina un niño no solo beneficia al niño apadrinado, sino también al desarrollo de toda su comunidad mediante los proyectos de apoyo a las escuelas, comedores, bibliotecas, formación profesional, planes de alfabetización, etc.

Se creará una relación sólida entre el padrino y su ahijado a través de un informe detallado que constará de una foto, información sobre el niño, su familia, su entorno y el programa en el que participa. Este informe de apadrinamiento lo recibirá vía email.

El padrino también recibirá un informe semestral por parte de la institución en donde estudia su ahijado, el mismo que tratará sobre las calificaciones y desempeño del niño.

El padrino puede comunicarse siempre que quiera con su ahijado y enviarle regalos, respetando unas mínimas reglas; como no enviar regalos muy caros e individualistas, para no generar diferencias entre los niños o regalos no muy pesados que la entidad local tenga que pagar para poder retirarlos del correo.

Mantener correspondencia con un ahijado es un gesto enriquecedor para el padrino y para el niño. Una carta o un dibujo permiten al padrino, sentirse orgulloso de los progresos alcanzados por su ahijado, en gran parte, gracias a su ayuda. Los niños no están obligados a escribir si no lo desean, ante todo se debe respetar su libertad. Pero los niños siempre son muy afectuosos con sus amigos y más si son sus padrinos.